APLICACIONES MÈDICAS DE LA CANNABIS

 
Hasta 1940 la farmacopea estadounidense recomendaba la CANNABIS como tratamiento para mas de cien enfermedades y dolencias, entre las cuales se incluIa:
- FATIGA
- ATAQUES DE TOS
- REUMATISMO
- ASMA
- DELIRIUM TREMENS
- MIGRAÑAS.
- RETORTIJONES Y DEPRESIÒN ASOCIADA A LA MENSTRUACIÒN.
Investigaciones mas recientes han demostrado que tiene:
- EFECTO ANALGÈSICO
- ANTIINFLAMATORIO
- ANTIESPASMÒDICO.
y es benèfico para tratar sìntomas relacionados con las siguientes enfermedades:
- ESCLEROSIS MÙLTIPLE.
- GLAUCOMA
-  VIH  y SIDA
- QUIMIOTERAPIA
- CÀNCER
- ARTRITIS
- AFECCIONES DE LA ESPINA DORSAL.
"Casi todas las medicinas producen efectos tòxicos y potencialmente letales. Pero no la marihuana. no se ha documentado "UN SOLO CASO"  a lo largo de la larga historia mèdica que describa una vìctima mortal causada por la CANNABIS.... en resumidas cuentas, los investigadores no han sido capaces de suministrar a animales una cantidad talde MARIHUANA que provocase la muerte... A nivèl pràctico, la marihuana no acaba produciendo la muerte en caso de intoxicacciòn... En tèrminos extrictamente mèdicos, la MARIHUANA, resulta mas segura que muchos alimentos que consumimos regularmente...LA MARIHUANA, en su estado natural, es una de las sustancias terapèuticas activas màs seguras conocidas por el hombre" Juez de legislaciòn administrativa de la DEA, FL YOUNG, 1988.
 
 

USO TERAPÉUTICO DE LOS CANNABINOIDES

 

Generalidades Los avances recientes en el conocimiento de la bioquímica y la farmacología del sistema cannabinoide incluyen el desarrollo de nuevos fármacos que actúen potenciando o inhibiendo dicho sistema así como fármacos sintéticos agonistas y antagonistas de los receptores cannabinoides1. Sin embargo, la investigación clínica disponible actualmente sobre la eficacia de los cannabinoides se han realizado con medicamentos derivados directamente de la planta Cannabis sativa. La planta Cannabis sativa contiene más de 400 sustancias, de las cuales 61 tienen estructura de cannabinoide, similar a la de su principio activo más importante, el ∆9-tetrahidrocannabinol (THC)1. El THC es responsable de la mayoría de las acciones psicoactivas y efectos terapéuticos atribuidos al cannabis, como los efectos antiemético, analgésico, sedante y estimulante del apetito. El cannabidiol (CBD) es un cannabinoide no psicoactivo que actúa por un mecanismo diferente al del THC y comparte algunos de sus efectos terapéuticos1. Los resultados recientes de estudios en animales de experimentación sugieren que la administración conjunta de los diferentes cannabinoides de la planta potenciaría algunos de los efectos terapéuticos del THC como el antinauseoso, antiemético analgésico y antiinflamatorio1. En base a estos argumentos 140 EGUZKILORE - 19 (2005) Marta Durán la investigación clínica tiende a basarse en extractos de cannabis con un contenido conocido y estandarizado de principios activos, así como en el desarrollo de nuevas vías de administración como la sublingual, transdérmica, inhalada, en aerosol o rectal para evitar los efectos perjudiciales del humo sobre los pulmones y mejorar la baja biodisponibilidad de la administración de los cannabinoides por vía oral1,5. 

 

Dolor

La eficacia analgésica de los cannabinoides ha sido evaluada en el tratamiento del dolor oncológico7,8, neuropático9, postoperatorio1 y en la artritis reumatoide10. Dolor oncológico La eficacia analgésica de los cannabinoides en el tratamiento del dolor oncológico se basa en el resultado de cinco ensayos clínicos en un total de 235 pacientes7,8. En 36 pacientes con dolor oncológico el THC administrado a dosis de 10-20 mg por vía oral mostró una eficacia analgésica superior a la de placebo y similar a la de 60-120 mg de codeína. La dosis de THC de 20 mg se acompañó de efectos indeseados neuropsiquiátricos limitantes de la dosis7. El NIB, un análogo nitrogenado del THC, (4 mg) administrado por vía oral mostró una eficacia analgésica superior a la de 50 mg de secobarbital en 15 pacientes oncológicos e igual a la de 50 mg de codeína en 30 pacientes con diferentes neoplasias7. En 37 pacientes con dolor oncológico la administración de 4 mg de benzopiranoperidina, un análogo sintético del THC, por vía oral mostró una eficacia analgésica inferior a la de placebo7. En 177 pacientes con dolor oncológico severo de origen neoplásico resistente a tratamiento con opioides, el Sativex administrado por vía sublingual añadido al tratamiento analgésico habitual mostró una eficacia superior a THC administrado por la misma vía y a Placebo. Un 40% de los pacientes incluidos en el grupo tratado con Sativex mostró una mejoría del dolor de más del 30% según una escala analógica visual. Los efectos indeseados fueron leves y bien tolerados8. 

Dolor neuropático 

Los cannabinoides disminuyen la reactividad al dolor, tanto en modelos animales de dolor agudo como de dolor crónico, neuropático e inflamatorio. El cannabinoide más estudiado ha sido el THC administrado por vía oral, intravenosa o directamente al 141 EGUZKILORE - 19 (2005) Uso terapéutico de los cannabinoides cerebro y médula espinal en ratas1. Otros cannabinoides más hidrosolubles que el THC, como el O-1057 y el ácido ajulémico o CT-3, algunos agonistas cannabinoides síntéticos y ciertos endocannabinoides, también han mostrado estos efectos1. El uso de cannabinoides en el tratamiento del dolor neuropático se basa en los resultados de seis pequeños ensayos clínicos en un total de 194 pacientes los cuales se ha evaluado la eficacia de diferentes cannabinoides administrados por vía oral o sublingual en pacientes con dolor neuropático secundario a esclerosis múltiple (EM), lesiones medulares, lesión del plexo braquial, ciática por cirugía espinal, neuralgia del trigémino y algias faciales, entre otros tipos de dolor neuropático9. En un ensayo clínico de un paciente (n=1) un hombre de 28 años con dolor neuropático y secundario a un ependimoma en la médula espinal recibió de manera aleatorizada tandas de tratamiento de 50 mg de codeína, 5 mg de THC o placebo por vía oral, añadidos a su tratamiento habitual, durante 5 meses. El THC (5 mg) mostró una eficacia analgésica similar a la de la codeína (50 mg) y superior a la de placebo. El THC mejoró la espasticidad9. El THC y un extracto de cannabis con diferentes proporciones de THC y CBD ambos administrados en forma de spray sublingual y añadidos al tratamiento analgésico de base, mostraron una eficacia analgésica y en la mejoría de la calidad del sueño superior a placebo en dos ensayos clínicos con un total de 82 pacientes con dolor secundario a lesión del plexo braquial, lumbalgia, ciática post-quirúrgica y dolor secundario a EM9. En dos ensayos clínicos en un total de 90 pacientes tanto el THC administrado por vía oral como un extracto de cannabis con diferentes proporciones de THC y CBD administrados en forma de spray sublingual (Sativex®) mostraron una eficacia analgé- sica superior a placebo en el tratamiento del dolor neuropático en pacientes con EM9. Sobre al base de estos resultados se ha aprobado en Canadá el Sativex® para el tratamiento del dolor neuropático en pacientes con EM. Actualmente, la empresa británica que produce este producto tiene diversos estudios en curso para evaluar la eficacia de Sativex® en el tratamiento de la neuropatía diabética y otros tipos de dolor neuropático periférico9. El CT-3 o ácido ajulémico, un análogo sintético de un metabolito del THC sin efectos psicoactivos, se ha mostrado eficaz en 21 pacientes con varios tipos de dolor neuropático crónico9. Dolor postoperatorio Las pruebas clínicas disponibles sobre el tratamiento del dolor agudo se basan en el resultado de dos ensayos clínicos en fase II de búsqueda de dosis, en el cual el levonantradol (un cannabinoide sintético administrable por vía intramuscular) mostró una eficacia analgésica superior a placebo en pacientes con traumatismo y dolor postoperatorio1 y un tercer estudio en el cual una dosis única de 5mg de THC administrado por vía oral a les 48 horas de una intervención quirúrgica no se mostró eficaz11. Por otro lado, actualmente está en curso en el Reino Unido el ensayo clínico CANPOP (Clinical Trial as Proof of Principle of Analgesic Effectivenes of Cannabinoids on Postoperative Pain) financiado por el Medical Research Council (MRC). Su objetivo 142 EGUZKILORE - 19 (2005) Marta Durán es comparar la eficacia analgésica de 10 mg de THC, un extracto de cannabis, y paracetamol en dosis única, administrados por vía oral una hora antes de la intervención, en 400 pacientes con dolor postoperatorio (amigdalectomizados y pacientes sometidos a cirugía abdominal). La duración prevista del estudio es de un año. Se evaluarán variables de intensidad de dolor, necesidad de opioides y efectos indeseados1. Dolor en la artritis reumatoide Recientemente se ha finalizado un pequeño ensayo clínico con 56 pacientes realizado en la Universidad de Bath en el Reino Unido, en cual el Sativex® administrado por vía sublingual mostró una eficacia analgésica superior a placebo según escalas cuantitativas de 10 puntos (mejoría de 1 a 2 puntos del grupo tratado con Sativex® comparado con 0,2 a 1 punto respecto palcebo). También se observó mejoría en calidad de sueño y en la supresión de la actividad de la enfermedad6. Sobre la base de los resultados de investigación básica y clínica y teniendo en cuenta las limitaciones de las alternativas terapéuticas existentes, se ha propuesto que el dolor crónico sobre todo oncológico y neuropático, serían tipos de dolor susceptibles de tratamiento con cannabinoides1. No obstante, hacen falta estudios con un numero superior de pacientes y a más largo plazo para definir el posible lugar en terapéutica de estos compuestos como analgésicos.

 

 ESPASTICIDAD ASOCIADA A ESCLEROSIS MÚLTIPLE

 En modelos animales de enfermedades neurológicas autoinmunes como la esclerosis múltiple (EM), tanto el THC como algunos cannabinoides sintéticos y endógenos han mostrado efecto antiespástico y sobre el control del temblor1. Por otro lado, se ha sugerido que podrían tener algún efecto beneficioso tanto sobre la progresión de la enfermedad1 como en la remielinización y reducción de la actividad inflamatoria de la médula espinal1. También han mostrado efectos beneficiosos sobre la hiperreactividad de la vejiga urinaria en estudios experimentales in vivo1. Aunque el mecanismo de acción antiespástico del cannabis y sus derivados no se conoce con exactitud, estos estudios sugieren que estaría parcialmente mediado por el sistema cannabinoide. No obstante, no se conoce todavía el papel de los receptores CB1 y CB2 en la producción de estos efectos beneficiosos ni su relación con la liberación de neurotransmisores, y se desconoce si el mecanismo antiespástico estaría relacionado con un aumento del tono gabaérgico en la sustancia negra, que ha sido observado en modelos animales de enfermedad de Parkinson12. Las pruebas clínicas disponibles sobre la eficacia de los cannabinoides en el tratamiento sintomático de la espasticidad en pacientes con EM se habían basado hasta hace poco en descripciones anecdóticas de pacientes y en el resultado de algunos ensayos clínicos con ciertas limitaciones metodológicas1. No obstante, en el año 2003 se publicó el estudio CAMS (Cannabinoids in Multiple Sclerosis Trial) 13 un ensayo clínico comparado con placebo, financiado por el Medical Research Council (MRC) del Reino Unido, en el cual tanto la administración de THC como la de un extracto de cannabis, ambos administrados por vía oral, dio lugar a una mejoría subjetiva de la espasticidad, aunque ésta no fue objetivada por los investigadores según la escala de 143 EGUZKILORE - 19 (2005) Uso terapéutico de los cannabinoides Ashworth. La duración del estudio fue de 15 semanas. El grupo que recibió tratamiento activo refirió también mejoría del dolor, la calidad del sueño y los espasmos musculares. Únicamente los pacientes que recibieron THC mejoraron la movilidad según el test de caminar diez metros. No se apreciaron diferencias frente a placebo en cuanto al temblor, la irritabilidad, la depresión y la astenia. Recientemente se ha publicado una fase de extensión de 12 meses de duración del estudio CAMS en la cual tanto el THC solo como el extracto de cannabis han mostrado una eficacia superior a placebo según la escala de Ashworth14. El mismo grupo de investigadores tiene previsto iniciar este año un ensayo clínico de tres años de duración para evaluar la eficacia sobre la progresión de la enfermedad del THC administrado por vía oral en 500 pacientes con EM progresiva15. Los resultados del estudio CAMS coinciden con los de otros ensayos clínicos piloto previos que sugieren que los extractos de cannabis administrados tanto por vía oral como por vía sublingual tendrían un efecto beneficioso subjetivo (según los pacientes) en el tratamiento sintomático de los espasmos musculares16,17, el dolor18 y la mejoría de la calidad del sueño19. Otros ensayos clínicos han evaluado la eficacia de los cannabinoides en el tratamiento de la postura, el temblor y los síntomas urinarios de pacientes con EM1. En un ensayo controlado con placebo, el cannabis fumado mejoró la sensación subjetiva de temblor en cinco de los ocho pacientes incluidos en el estudio, aunque únicamente en dos de ellos la mejoría fue también objetivada por los investigadores1. En otro ensayo clínico en 10 pacientes con EM, la mayoría de los participantes manifestaron una sensación de mejoría con cannabis fumado en comparación con placebo, aunque el equilibrio muscular y la postura empeoraron, según la evaluación de los investigadores1. Los datos preclínicos y los resultados de los ensayos clínicos publicados sugieren un papel de los cannabinoides en el tratamiento de la espasticidad de la EM en pacientes resistentes a otros tratamientos, que por otro lado, no han mostrado una eficacia clara en esta indicación20. Los cannabinoides como antieméticos en pacientes tratados con citostáticos El mecanismo antiemético exacto de los cannabinoides se desconoce. Se han propuesto varios, algunos basados en la acción sobre los receptores cannabinoides y otros no. En estudios de experimentación animal con ratas se ha visto que algunos cannabinoides pueden inhibir el vómito mediante su unión a los receptores CB1 del núcleo del tracto solitario1. También se han aislado receptores CB1 en el intestino delgado que apuntarían a un posible mecanismo antiemético periférico1. Otros estudios muestran que los agonistas cannabinoides pueden inhibir la activación del receptor 5- HT3 en neuronas ganglionares de la rata1. Los resultados de estos estudios sugieren que, aparte del mecanismo mediado por los receptores, la inhibición de la transmisión serotoninérgica contribuiría al efecto antiemético de los cannabinoides. Las pruebas clínicas disponibles sobre la eficacia antiemética de los cannabinoides en pacientes oncológicos que reciben quimioterapia antineoplásica han sido revisadas por Tramèr et al.21. Dichos autores han realizado una revisión sistemática cuantitativa de 30 ensayos clínicos con un total de 1.366 pacientes, cuyos resultados muestran que 144 EGUZKILORE - 19 (2005) Marta Durán en pacientes sometidos a quimioterapia moderadamente emetógena, el dronabinol y la nabilona tienen una eficacia antiemética (RR 1,28; IC95% 1,08-1,51) y antinauseosa (RR 1,38; IC95% 1,18-1,62) superior a la de otros antieméticos de primera generación (proclorperazina y metoclopramida). Se concluyó que sería necesario tratar a 6 pacientes con cannabinoides para ahorrar un episodio de náusea y a 8 para ahorrar un episodio de vómito en el caso de que todos hubieran recibido un antiemético convencional. En el grupo de pacientes que recibieron quimioterapia de alto o bajo riesgo emetógeno, los cannabinoides no mostraron ventajas sobre los antieméticos convencionales. Sobre la base de estos resultados se ha sugerido que la nabilona y el dronabinol, así como otros cannabinoides, podrían ser eficaces sobre todo en la prevención de las náuseas, pero se desconoce actualmente si tienen alguna ventaja sobre los antagonistas de la serotonina en monoterapia o añadidos al tratamiento de referencia, ya que no se han publicado ensayos clínicos comparativos entre ellos, ni tampoco hemos identificado estudios actualmente en curso. En la mayoría de los ensayos clínicos incluidos en la revisión de Tramèr et al. se registraron más efectos indeseados en los pacientes que recibieron dronabinol o nabilona que en los de los grupos control, siendo los más frecuentes somnolencia, sequedad de boca, vértigo, alteraciones visuales y disfória. A pesar de ello, en los ensayos clínicos cruzados los pacientes manifestaron preferencia por los cannabinoides para ciclos posteriores de quimioterapia. Los autores sugieren que determinados efectos indeseados como la sedación y la euforia, podrían considerarse más bien como potencialmente beneficiosos en el contexto, habitualmente angustioso, del paciente oncoló- gico. Sin embargo, otros efectos indeseados más molestos, como el vértigo, la disforia, la depresión, las alucinaciones, la paranoia y la hipotensión, también fueron más frecuentes en el grupo tratado con cannabinoides, aunque menos frecuentes que los anteriormente comentados, y podrían limitar su uso en estos pacientes21. Los cannabinoides podrían constituir una alternativa terapéutica, como tratamiento adyuvante, en el 10-30% de pacientes que presentan vómitos agudos y en el 50% que padecen náuseas a pesar del tratamiento con inhibidores de la serotonina22. También podrían ser útiles en determinados grupos de pacientes oncológicos que reciben quimioterapia moderadamente emetógena y tienen factores de riesgo que les predisponen a padecer estos efectos indeseados como son las mujeres con cáncer de mama, en las que la efectividad de los inhibidores de la serotonina no ha sido superior a la de otros antieméticos23,24. También se ha sugerido que podrían ser eficaces en el tratamiento de las náuseas y vómitos anticipatorios. La sedación y la euforia podrían limitar su uso, aunque es preciso tener en cuenta que en el contexto del paciente oncológico se debería valorar la relación beneficio riesgo de una manera individualizada y relativizar algunos de estos efectos adversos. No obstante, hace falta nuevos ensayos clínicos controlados que confirmen estas hipótesis. El mes de enero de 2006 esta previsto iniciar un ensayo clínico piloto, aleatorizado, doble ciego, de grupos paralelos, comparado con placebo para evaluar la eficacia preliminar de una pauta individualizada de Sativex administrado por vía sublingual añadido al tratamiento de referencia para la prevención de nauseas y vómitos tardíos secundarios a la administración de quimioterapia moderadamente emetógena en pacientes que no responden al tratamiento antiemético habitual. La duración del estudio será de un año. 145 EGUZKILORE - 19 (2005) Uso terapéutico de los cannabinoides

 

 SÍNDROME DE ANOREXIA CAQUEXIA EN PACIENTES CON SIDA

 Los resultados de cinco ensayos clínicos con un total de 703 pacientes con SIDA y síndrome de anorexia caquexia sugieren que el dronabinol y la marihuana fumada son superiores a placebo, pero no al megestrol, para aumentar el apetito y mantener el peso1. La combinación de progestágenos y dronabinol no parece tener efecto terapéutico aditivo1. En los ensayos clínicos en los cuales se ha evaluado la eficacia del dronabinol y la marihuana fumada como orexígenos, los pacientes han referido a su vez un alivio de las náuseas, un efecto indeseado frecuente del tratamiento antirretroviral y del estado de ánimo1. También se han publicado casos anecdóticos de pacientes con SIDA en fase terminal que refieren mejoría de las náuseas secundarias a infecciones gastrointestinales que no respondían a otros antieméticos25. Por otro lado, en un estudio piloto abierto (no controlado con placebo) con 27 pacientes con SIDA que recibían tratamiento antirretroviral, las náuseas se redujeron a la mitad en 23 de los 27 pacientes tratados con THC26. Lamentablemente hay pocos estudios controlados que hayan conseguido documentar de modo objetivo los beneficios de los cannabinoides como antieméticos en los pacientes con SIDA, aunque al parecer el uso de cannabis por vía inhalada está bastante extendido entre estos pacientes1. Los pacientes con SIDA y cáncer se podrían beneficiar de diversos efectos farmacológicos de los cannabinoides, como son el orexígeno, el analgésico, el antiemético y el sedante. Por otro lado, no queda claro si los efectos inmunosupresores del uso crónico de cannabinoides podrían limitar su uso en este grupo de pacientes. Sin embargo, algunas investigaciones sugieren que la marihuana no tiene efectos significativos (buenos o malos) en el sistema inmunitario de las personas que viven con VIH. En un ensayo clínico comparado con placebo en el cual se evaluó el efecto orexígeno de cannabis inhalado y dronabinol en pacientes con SIDA tratados con inhibidores de la proteasa, no se observó alteración de la carga viral en el grupo tratado con cannabinoides1. Por otra parte, los estudios del Multicenter AIDS Cohort Study que evalúan los resultados de 1.662 personas seropositivas usuarias de drogas psicoactivas (marihuana, cocaína, LDS, etc.) encontraron que ninguna de las drogas estaba vinculada a una mayor tasa de progreso de la enfermedad o de disminución en los recuentos de células TCD4.

 

  OTRAS INDICACIONES

 Además de las investigaciones en curso reseñadas hasta ahora, los cannabinoides también se han evaluado en el tratamiento del glaucoma, algunas alteraciones del moviento, el asma, y como agentes antitumorales1. Asimismo se están desarrollando fármacos antagonistas de los receptores cannabinoides CB1 (SR 141716A) para el tratamiento de la obesidad27. Para poder utilizar el THC en el tratamiento del glaucoma se están desarrollando formulaciones farmacéuticas de aplicación local, que consigan un efecto mantenido. Resultados preliminares sugieren que la aplicación tópica de un agonista cannabinoide sintético (Win-55212-2) puede constituir una contribución terapéutica relevante en el tratamiento del glaucoma en pacientes que no responden a otros tratamientos1. No 146 EGUZKILORE - 19 (2005) Marta Durán obstante, son necesarios estudios con un número suficiente de pacientes y de larga duración que confirmen estas hipótesis. De momento, la utilidad de los cannabinoides en el tratamiento sintomático de las alteraciones del movimiento como la epilepsia, la corea de Huntington y los síntomas de la enfermedad de Parkinson no está clara1. Estudios preliminares sugieren que los cannabinoides podrían tener un lugar en el tratamiento de las discinesias secundarias al uso de fármacos dopaminérgicos en pacientes con enfermedad de Parkinson, y que mejorarían los tics del síndrome de Gilles de la Tourette1. El cannabis fumado o administrado en aerosol tendría un efecto broncodilatador en pacientes asmáticos, similar al del salbutamol1. Actualmente se están desarrollando derivados cannabinoides más hidrosolubles para favorecer su administración en aerosol28. Esta vía de administración evitaría los efectos perjudiciales del humo o los posibles efectos irritativos de los disolventes del THC (etanol) utilizados hasta ahora1. La experiencia registrada en pacientes sin grupo control sugiere que el THC podría ofrecer algún efecto beneficioso en el prurito por coléstasis, así como en la migraña1. Son necesarios ensayos clínicos que diluciden su utilidad en estas indicaciones. Actualmente hay en curso ensayos clínicos en fase II en los que se está explorando el papel de los extractos estandarizados de cannabis en el tratamiento sintomático de las enfermedades inflamatorias intestinales

 

1. EFECTOS ADVERSOS

 Los efectos adversos del cannabis dependen sobre todo de la vía de administración y la duración de la exposición. Su toxicidad aguda es baja, dado el amplio margen terapéutico1. Los efectos euforizante, ansiolítico y a veces sedante del cannabis pueden influir en el potencial terapéutico, ya que en algunas circunstancias pueden ser percibidos como indeseados, y en otros como beneficiosos21. Sin embargo, como produce taquicardia y a veces alteración de la sensación de frío y calor, algunos pacientes pueden angustiarse o incluso sufrir una reacción de pánico. Los resultados de los ensayos clínicos publicados indican que un 23% de los pacientes tratados se retiraron debido a efectos adversos como mareo, flotación, depresión, distorsión de la realidad y disforia1. Es preciso aclarar si el THC puede participar en interacciones con otros fármacos. Por otro lado hacen falta ensayos clínicos que evalúen indeseados de los efectos de los cannabinoides a largo plazo.

 

 CONCLUSIONES

 El descubrimiento y el conocimiento de la fisiología del sistema cannabinoide son muy recientes. Los resultados de la creciente investigación básica sobre esta cuestión pronostican varias posibilidades terapéuticas para los fármacos que interactúan con este sistema. Datos de investigación clínica sugieren un futuro de los agonistas cannabinoides en el tratamiento de la espasticidad asociada a la EM, de ciertos tipos de dolor, de las náuseas y vómitos por quimioterápicos antineoplásicos y del síndrome de anorexia caquèxia de los pacientes sida y cáncer terminal. Los cannabinoides más evaluados han sido el dronabinol, la nabilona y el Sativex®. El uso compasivo de estos compuestos podrían ser una alternativa para el tratamiento sintomático de las citadas 147 EGUZKILORE - 19 (2005) Uso terapéutico de los cannabinoides indicaciones en pacientes que no responden a los tratamientos habituales. No obstante, para definir de manera precisa su lugar en terapéutica cabe esperar los resultados de los estudios en curso y disponer de nuevos ensayos clínicos que evalúen su efecto a largo plazo en cada una de las indicaciones.

 
 BIBLIOGRAFÍA 1. DURAN M, LAPORTE JR, CAPELLÀ D. Novedades sobre las potencialidades terapéuticas del Cannabis y el sistema cannabinoide. Medicina Clínica (Barc) 2004; 122: 390-8.
 2. Fundació Institut Català de Farmacología. DURAN M, LAPORTE JR, CAPELLÀ D. Ús terapèutic del cannabis i els seus derivats 2003. Barcelona: Departament de Sanitat i Seguretat Social de la Generalitat de Catalunya, 2003.
 3. DURAN M, CAPELLÀ D. Novetats sobre l’ús terapèutic dels cannabinoides. BIT 2003; 15: 39-42. 
4. DURAN M, CAPELLÀ D. Uso terapéutico de los cannabinoides En: Adicciones: Revista de socidrogalcohol, ISSN 0214-4840, Vol. 16, Nº. 2, 2004, pags. 143-151.
 5. GROTENHERMEN F. Pharmacokinetics and pharmacodynamics of cannabinoids. Clin Pharmacokinet 2003; 42: 327-60.
 6. Anónimo. First cannabis medicine, Sativex, reaches market. Scrip 2005; 3065: 27.
 7. CAMPBELL FA, TRÀMER MR, CARROLL D, REYNOLDS DJM, MOORE RA, MCQUAY HJ. Are cannabinoids an effective and safe treatment option in the management of pain? A Qualitative systematic review. BMJ 2001; 323: 13-6.
 8. Ciencia: el cannabis es eficaz para el dolor provocado por el cáncer. Boletín de la IACM [en línea] 2005 febrero 23 [accedido el día 21 de diciembre de 2005]; 1 (2). URL disponible en: http//www.cannabis-med.org/spanish/download/IACM_Bull_es2000.txt.
 9. DURAN M, CAPELLÀ D. Cannabis y cannabinoides en le tratamiento del dolor neuropá- tico. Dolor 2005; 20: 213-6. 
10. Anónimo. Sativex made available in spain, and hopes rise for use in UK. Scrip 2005; 3108: 4.
 11. BUGGY DJ, TOOGOOD L, MARIC S, SHARPE P, LAMBERT DG, ROWBOTHAM DJ. Lack of analgesic efficacy of oral delta-9-tetrahydrocannabinol in postoperative pain. Pain 2003; 106: 169-72. 
12. DI MARZO, V. Endocannabinoids: endogenous cannabinoid receptor ligands with neuromodulatory action. Trends Neurosci 1998; 21: 521-8. 
13. ZAJICEK J, FOX P, SANDERS H, WRIGHT D, VICKERY J, NUNN A et al. Cannabinoids for treatment of spasticity and other symptoms related to múltiple sclerosis (CAMS study): multicentre randomised placebo-controlled tial. Lacet 2003; 362: 1517-26. 
14. JP ZAJICEK, H P SANDERS, D E WRIGHT, P J VICKERY, W M INGRAM, S M REILLY, et al. Cannabinoids in multiple sclerosis (CAMS) study: safety and efficacy data for 12 months follow up. J Neurol Neurosurg Psychiatry 2005; 76: 1664-9. 
15. Ciencia/Inglaterra: Estudio de tres años de duración para investigar los efectos terapéuticos del THC en la esclerosis múltiple. Boletín de la IACM [en línea] 2005 Mayo 31 [accedido el día 21 de diciembre de 2005]; 1 (2). URL disponible en: http//www.cannabismed.org/spanish/download/IACM_Bull_es2000.txt. 148 EGUZKILORE - 19 (2005) Marta Durán 16. VANEY C, HEINZEL-GUTENBRUNNER M, JOBIN P, TSCHOPP F, GATTLEN B et al. Schnelle M, Reif M. Efficacy, safety and tolerability of an orally administered cannabis extract in the treatment of spasticity in patients with multiple sclerosis: a randomized, double-blind, placebo-controlled, crossover study. Mult Scler 2004; 10: 417-24.
 17. WADE DT, MAKELA P, ROBSON P, HOUSE H, BATEMAN C. Do cannabis-based medicinal extracts have general or specific effects on symptoms in multiple sclerosis? A doubleblind, randomized, placebo-controlled study on 160 patients. Mult Scler 2004; 10: 434-41. 
18. ROG D, YOUNG CA. Randomized controlled trial of cannabis-based medicinal extracts in the treatment of neuropatic pain due to multiple sclerosis. Multiple sclerosis ECTRIMS 2003; 9: S25.
 19. WADE DT, ROBSON P, HOUSE H, MAKELA P, ARAM J. A preliminary controlled study to determine whether whole-plant cannabis extracts can improve intractable neurogenic symptoms. Clin Rehabil 2003; 17: 21-9.
 20. SHAKESPEARE DT, YOUNG CA, BOGGILD M. Anti-spasticity agents for multiple sclerosis (Cochrane Review). The Cochrane Library, Issue 4, 2000.
 21. TRAMÈR MR, CARROLL D, CAMPBELL FA, REYNOLDS DJ, MOORE RA, McQUAY HJ. Cannabinoids for control of chemotherapy induced nausea and vomiting, quantitative systematic review. BMJ 2001; 323: 16-21.
 22. MORROW GR, HICKOK JT, ROSENTHAL SN. Progress in reducing nausea and emesis. Cancer 1995; 76: 343-57.
 23. ROSCOE JA, MORROW GR, HICKOK JT, STERN RM. Nausea and vomiting remain a significant clinical problem: Trends over time in controlling chemotherapy-induced nausea and vomiting in 1413 patients treated in community clinical practices. J Pain Symptom Manage 2000; 20: 113-21.
 24. HICKOK JT, ROSCOE JA, MORROW GR, STERN RM, YANG B, FLYNN PJ, et al. Use of 5-HT3 receptor antagonists to prevent nausea and emesis caused by chemotherapy for patients with breast carcinoma in community practice settings. Cancer 1999; 86: 64-71.
 25. FYNNJ, HANIF N. Nabilone for the management of intractable nausea and vomiting in terminally stage AIDS. J Palliat Care 8, 46-47 (1992). 
26. Anónimo. El THC reduce las náuseas y los vómitos asociados a la quimioterapia del VIH. [en línea] 2000 octubre 29 [accedido el día 30 d’octubre de 2001],1 (2). URL disponible en: http//www.cannabis-med.org/spanish/download/IACM_Bull_es2000.txt.
 27. Effects of the cannabinoid-1 receptor blocker rimonabant on weight reduction and cardiovascular risk factors in overweight patients: 1-year experience from the RIO-Europe study. Lancet 2005; 365: 1389-97.
 28. WILSON DM, PEART J, MARTIN BR, BRIDGEN DT, BYRON PR, LICHTMAN AH. Physiochemical and pharmacological characterization of a Delta(9)-THC aerosol generated by a metered dose inhaler. Drug Alcohol Depend 2002; 67: 259-67. 149 EGUZKILORE - 19
 
fuente de   informaciòn: 
 
 

USO TERAPÉUTICO DE LOS CANNABINOIDES

 Marta DURÁN Farmacóloga clínica Instituto Catalán de Farmacología del Hospital Vall d’Hebrón Universidad Autónoma de Barcelona

 

Propiedades terapéuticas del THC

Las propiedades terapéuticas más importantes del THC, aunque demostradas con distinta calidad de evidencia son:

  • analgésica
  • antiinflamatoria
  • neuroprotectora
  • antioxidante
  • relajante muscular
  • antiemética y antináusea
  • antitumoral
  • orexigénica (estimulación del apetito)
  • reductora de la apetencia por cocaína, heroína, alcohol y otras drogas

En base a esto, el THC se utiliza en el tratamiento de:

  • enfermedades que cursan con rigidez muscular como Parkinson y Esclerosis Múltiple
  • dolor crónico de distintas causas, particularmente el dolor neuropático, metastásico y secundario a la artrosis
  • acompañamiento de la quimioterapia
  • tratamiento antitumoral asociado a otros tratamientos oncológicos.
FUENTE DE INFORMACIÒN PRIMARIA: CANNÀ ESPAÑA
 
SITIO WEB:  https://www.fundacion-canna.es
 

Tratamiento de los pacientes con trastornos por movimientos repetitivos (tics) y síndrome de Tourette

Debido a la complejidad de la sintomatología y a los cambios en el cuadro clínico inicial con el tiempo, el tratamiento de los pacientes con ST con frecuencia constituye un reto y, hasta el momento, los tics no pueden curarse. Las estrategias de tratamiento establecidas para estos pacientes incluyen la terapia conductual o la farmacoterapia con antipsicóticos. Aunque la terapia conductual no produce acontecimientos adversos, de media solo se obtiene una mejora del 30 % en el caso de los tics. En comparación con la terapia conductual, la farmacoterapia con antipsicóticos es más eficaz y suele obtener una reducción de los tics de aproximadamente el 50 %. Sin embargo, no todos los pacientes obtienen beneficio con los medicamentos antipsicóticos y, en muchos pacientes, este tratamiento se asocia con efectos secundarios relevantes como la sedación, el aumento de peso y la disfunción sexual. Los pacientes que sufren además trastornos psiquiátricos clínicamente relevantes necesitan politerapia, dado que hasta el momento no se sabe de ningún enfoque terapéutico que no solo mejore los tics sino que también mejore las comorbilidades psiquiátricas. Por consiguiente, muchos pacientes con ST no están satisfechos con las estrategias de tratamiento de las que disponen y buscan medicamentos alternativos.

Ante esta situación, se necesitan con urgencia nuevas estrategias de tratamiento para este grupo de pacientes. Lo ideal sería que estos tratamientos nuevos (i) se asocien con menos efectos secundarios en comparación con las sustancias de las que se dispone en la actualidad, (ii) obtengan una mayor mejora (o incluso la remisión completa) de los tics, (iii) sean también eficaces en pacientes con afección intensa y resistentes a otros tratamientos y (iv) no solo mejoren los tics, sino el espectro completo de la enfermedad, incluyendo los distintos síntomas psiquiátricos, como el TDAH, los TOC y la depresión.

Bajo el nombre de enfermedades reumáticas se agrupan una serie de múltiples enfermedades de origen diverso y gravedad variable que afectan el sistema osteo-articular y músculo-tendinoso, y que se manifiestan por dolor, deformación progresiva y limitación funcional. Algunas de ellas además pueden comprometer órganos internos como el corazón y otras vísceras.

 

 

CANABBIS EN TRATAMIENTOS DE ENFERMEDADES REUMÀTICAS

 

En cuanto a la causa, en algunas de ellas el componente autoinmune es de particular relevancia, mientras que otras son secundarias a otro tipo de procesos degenerativos o infecciosos.

Algunas de estas dolencias son:

  • Osteoartritis (artrosis)
  • Artritis reumatoide
  • Artritis psoriásica
  • Lupus eritematoso sistémico (Lupus)
  • Esclerodermia
  • Espondilitis anquilosante
  • Fibromialgia
  • Gota
  • Polimiositis
  • Bursitis
  • Tendinitis
  • Enfermedad de Behçet
  • Enfermedad de Crohn
  • Síndrome de Sjögren
  • Diabetes Mellitus
  • Tiroiditis

 

https://www.fundacion-canna.es/cannabis-en-el-tratamiento-de-las-enfermedades-reumaticas